Misión

Es nuestra misión defender la legalidad vigente. Defenderla en contra de los ataques que día a día va sufriendo, especialmente por casos relacionados con la corrupción, la defensa de denunciantes de corrupción y las víctimas de la corrupción.

Somos un conjunto de profesionales que hemos sufrido o sufrimos las consecuencias de la corrupción y estamos, por ello, especialmente sensibilizados y comprometidos con el ataque a la misma.

En nuestro Despacho encontrará el asesoramiento legal que necesite, así como el apoyo también personal en sus situaciones de riesgo. Si nos comprometemos con usted, lo haremos hasta el final. Tenemos una larga experiencia en ello y muchos clientes agradecidos y contentos con los resultados obtenidos. Aunque no siempre han podido ser satisfactorios. No podemos perder de vista que nuestro trabajo intenta socavar las profundas «telas de araña» que la corrupción y los corruptos tienen tejida en torno al sistema democrático español. Lo abarcan casi todo y se sienten impunes. Nuestro esfuerzo y nuestro trabajo va dirigido a que esto no les pueda seguir siendo posible.

Estos son testimonios de algunos de nuestros clientes en estos últimos años:

No puedo dejar de expresar mi gratitud para con los abogados de Dédalo Legal. Sin ustedes no hubiera podido alcanzar los objetivos logrados: he conseguido recuperar mi trabajo, del que me habían despedido por haber denunciado a mis jefes. He recuperado mi autoestima, la protección para mi familia y la capacidad de pensar que podré tener un futuro en mi carrera profesional. (Ciudadano español de Sevilla).

Y otros muchos….

Hasta que no llegué a vosotros no fuí capaz de encontrar abogados valientes que no tuvieran reparos en presentar denuncias y querellas hasta contra los funcionarios de más alto nivel. Hoy me siento contento y empiezo a recuperar la ilusión de pensar que en España podré alcanzar Justicia, a pesar de las dificultades y a pesar también de saber, por experiencia propia, que también hay jueces corruptos. (Ciudadano español de Madrid)

Soy funcionario y usuario en una pequeña población. Era consciente de las barbaridades que la empresa de tratamiento de aguas estaba haciendo y de cómo corríamos el riesgo de ser envenenados. Nadie se atrevió a investigar y mucho menos a denunciar. Sólo vosotros. Mi agradecimiento, el de mi familia y el de todos nuestros vecinos. Gracias a vosotros hay ahora investigaciones en marcha y confiamos en que las cosas cambien. (Ciudadano español de un pueblo de Andalucía)